Tu pequeño negocio rural está cerrado mientras otros venden online

Lecciones durante y después del confinamiento por el COVID-19

El Gobierno se está poniendo duro con las restricciones a las empresas, pymes y autónomos que no operan dentro de los llamados Servicios Esenciales Con este panorama, el comercio electrónico se está librando de la restricción. Aunque también es cierto que está sufriendo el colapso de pedidos.

A comienzos del confinamiento o cuarentena, todo indicaba que era un momento de éxito  para el ecommerce y así ha sido… hasta que ha colapsado: muchas webs no pueden asumir el aluvión de pedidos.

Pero empecemos por el principio: ¿de verdad, el ecommece ha crecido tantos estos días?

La respuesta es “sí”.  

El analista Guillem Sanz  ha evaluado las ventas online de 100 portales desde que se decretó el estado de alarma. Según sus cifras, el jueves 13 de marzo de 2020 (cuando se anunció el confinamiento) y el sábado 14 hubo una bajada achacable a la asistencia masiva de personas a los supermercados. Sin embargo, a medida que transcurrieron los días y se incrementó el miedo a un posible desabastecimiento, las webs de comercio electrónico empezaron una subida que solo se frenó con la llegada del siguiente fin de semana.

¿Qué compra la gente en internet durante la cuarentena?

La venta de productos de alimentación subió, aunque apenas un 14%, debido a la cercanía de los supermercados. La sorpresa absoluta se la llevaron los productos de deporte, que se incrementaron nada menos que un 191%. También crecieron los muebles  (135%) y la jardinería (130%). En el otro lado de la balanza están la moda y el calzado, que descendieron un 69%.

A nivel mundial, los datos son parecidos. Según un estudio, durante la semana del 16 al 22 de marzo, las webs de los supermercados recibieron un 161% de su tráfico habitual en todo el mundo, muy por encima de las de los medios de comunicación o las de las empresas de telecomunicaciones.

Colapso logístico de los grandes, oportunidad para los pequeños

Todos estos datos han supuesto indudables buenas noticias para los portales de comercio electrónico, aunque solo a medias, ya que al entusiasmo inicial se ha sumado una evidencia: el ecommerce no puede soportar un crecimiento de tal magnitud.

En España, se han dado varios casos. Según Guillem Sanz, supermercados como DIA o Carrefour han limitado sus pedidos ‘online’ por no ser capaces de gestionar los envíos. Otros como Alcampo han colocado listas de espera virtuales.

Amazon no se libra de estos problemas y experimenta las críticas de los empleados de sus centros logísticos, que temen estar trabajando en un constante foco de contagio.

Dichos colapsos no se deben tanto a la falta de abastecimiento como al caos surgido en la logística para realizar los envíos. Se está hablando de las condiciones de algunos repartidores, que en ocasiones no cuentan con material sanitario y de los transportistas que están reclamando mascarillas, mejores tiempos de conducción y descansos.

Esta situación de colapso de los grandes es, sin duda, una gran oportunidad para los comercios pequeños que ya tienen ganada la confianza de sus clientes.

Lecciones si vas a montar AHORA una tienda online en el medio rural

El estado de alarma decretado por el Gobierno te ha obligado a bajar la persiana de tu negocio. En plena cuarentena te sobra tiempo libre para pensar. Si te ha rondado en la cabeza cómo sería eso de montar un ecommerce o tienda online de forma paralela a tu negocio tradicional, toma nota de los 5 pasos.

Paso 1: Montar nuestra tienda online.

Paso 2: Conseguir clientes.

Paso 3: Que los clientes compren.

Paso 4: Los servicios adicionales. 

Paso 5: Que los clientes repitan.

¿Tienes un comercio tradicional en el medio rural y estás pensando en abrir un canal de venta online?
¡Pregúntanos tus dudas concretas!
 

WhatsApp chat